LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

 ALEJANDRO REVIENTA EL RCDE STADIUM EN BARCELONA

 El campo del Espanyol estaba repleto. Las entradas puestas a la venta se habían agotado con días de antelación, si bien a última hora ciertos reajustes de producción permitieron que se pudiera ampliar un tanto el aforo. Nueva demostración de poderío, pues, por parte de este cantante y compositor de 50 años que grabó su primer disco hace exactamente tres décadas  

 La carrera musical de Sanz, afincado desde hace bastante tiempo en Miami, tomó velocidad de crucero en 1997 gracias a Más, álbum que contenía entre otras la que sigue siendo su canción más emblemática y, de hecho, una de las más redondas en su haber: Corazón partío.

 

 

  Alejandro Sanz invitó a escena a su amiga Shakira, con la que hizo dúo cantando ‘La tortura’ Shakira ha dado la gran sorpresa del concierto de Alejandro Sanz en Barcelona al aparecer en el escenario para cantar con el artista español su mítica canción, 'La tortura', un tema que ambos crearon conjuntamente hace años. 

 

 Fue justamente con otro tema perteneciente a Más, Hoy que no estás, como decidió abrir su concierto en el coso blanquiazul, guitarra eléctrica en ristre y con veinte minutos de retraso. Prosiguió con un tema del nuevo disco, Azúcar en un bowl. Seguidamente, la primera sorpresa de la noche: Alejandro Sanz invitó a escena a su amiga Shakira, con la que hizo dúo cantando La tortura. 

 Naturalmente, tal golpe de efecto hizo las delicias de los asistentes. Una cómplice ­audiencia, formada por espectadores de edad variable, aunque con tendencia a la madurez, siendo las mujeres mayoría en el recinto.

   La juventud ya está en otra cosa. Sanz lo sabe y trata de adaptarse a los tiempos: escenario XXL y progresiva adaptación de su repertorio, no sólo fiado al monocultivo de la ternura. Se abre al funk, insiste en los rapeados, los ritmos neolatinos, estrena imagen de motero con estudios y al mismo tiempo generosa mirada atrás iniciada con la primera canción, incluida en el adn exitoso de su álbum Mas, el del Corazón partío que cerró dos horas y media de show.

 

 

 

 

 

 

El concierto: largo y un poco errático. Alejandro quiere abrir el abanico estilístico, Back in the city, Te debo un son, el funk de Azúcar en un bowl, pero también ha de hacer espacio a su mirada clásica de baladista sin olvidarse de Shakira, invitada en La tortura, de las nuevas voces, Judith Neddermann en Este segundo o de su raíz flamenca y de su lirismo clásico, El Arcángel en escena con No tengo nada. Dos popurrís para que quepan todos los recuerdos y una sensación general de que Alejandro busca nuevos caminos sin acabarlos de encontrar. Pero las fans, lo mejor del negocio de la música, le sorprendieron con globos blancos y le hicieron llorar al iniciarse El trato. Sí, Alejandro necesita bañarse en el cariño de las suyas, los tiempos están cambiando, está en juego la hegemonía del futuro. Tiempos revueltos en la latinidad. Ya no sólo sirve el “te quiero”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Militando como milita en la ­división de honor de esta industria –es todo un coleccionista de premios Grammys–, nuestro artista no escatima en medios para con­quistar a su público. Ahí estaba para demostrarlo una poblada y paritaria ­banda de doce elementos de cuatro nacionalidades distintas, comandada por el guitarrista estadounidense Michael Ciro, y en la que se integraban músicos catalanes ­como el también guitarrista Pau ­Figueres, el multiinstrumentista Vic Mirallas, y Txell Sust en los ­coros. Todos ellos y el propio Sanz evo­lucionaron en una es­cenografía con un saliente que se adentraba en la pista, y el correspondiente apoyo videográfico.  

 

 

 

Alejandro Sanz puso el broche de oro combinando temas del nuevo disco como ‘Back in the city’, ‘Te canto un son’ o ‘Mi persona favorita’ con éxitos de etapas anteriores como ‘El tren de los momentos’ 0 ‘Amiga ‘mía’, además de compartir escenario con la catalana Judit Nedderman para interpretar ‘Este Segundo’.

El cantante de Cádiz finalizó el concierto con un medley de pelaje igualmente retrospectivo donde no faltaron el ¿Y si Fuera Ella? ‘y un íntimo ‘Lo Sabes’’ al piano para despedirse de Barcelona con su himno claro, la anteriormente citada ‘Corazón partío’.  

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es