LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

 HOMBRES G VUELTA A LOS 80's

EN BARCELONA

 El grupo madrileño, encabezado por David Summers, hizo furor en su estreno en el coliseo con un repaso a sus éxitos y a canciones que hacía tiempo que no interpretaba 

 Los conciertos de Hombres G siguen consistiendo en multitudes de admiradoras alzándose de las butacas, cantando todas las canciones y aullando a cada gesto de David Summers, ahora simulando histeria más que experimentándola: hoy todo es más dulce y pautado que hace 30 años, y resulta divertido el ritual de la parodia de la fan entregada. En estos días en que se cuestiona el masculino genérico, Summers, vieja escuela, no hace acuse de recibo: todo el rato con sus "¿qué tal, chicos?" y "chicos, ¿estáis bien?", pese a la evidente mayoría femenina. Chicas de la primera hornada de fans y de la segunda, de cuando Hombres G se aliaron con El Canto del Loco. 

Una lenta, 'El tiempo no es mi amigo', para empezar, con Summers envuelto en teclados vaporosos. Escena de contención, con el Liceu aguantando la respiración, saltando por los aires cuando las guitarras entraron en escena con 'Lo noto'. El líder tomó ahí la palabra anunciando sorpresas: "canciones que hace 25 años que no tocamos", como 'Mis amigos'. 

 Liberada de la misión de presentar un disco, la banda montó un repertorio abierto en el que tanto éxitos como títulos menos populares fueron coreados de cabo a rabo. Alboroto en el Gran Teatre con 'El ataque de las chicas cocodrilo', qué gran estribillo. Alaridos en la platea con 'Chico, tienes que cuidarte', 'Si no te tengo a ti', 'Dos imanes'… "Esta la hicimos no hace tanto, ¿eh?", hizo notar Summers a propósito de una pieza moderna merecedora de atenciones, 'Me siento bien'

La banda, jugando con sus fans, parando en seco 'Te necesito' en un momento sensible y rescatando canciones que no tocan "nunca, nunca", como 'Vuelve a mí'. Subidón sin pausas a partir de 'Te quiero', rumbo al ska de 'No te escaparás', la rocanrolera 'Suéltate el pelo' (un sujetador aterrizando en el escenario), 'Visite nuestro bar' y 'Marta tiene un marcapasos'

 Calmando los ánimos, un bloque de baladas tirando a soso, el punto más débil de Hombres G, cuando su blandura no está contrastada con el brío pop, y la traca final con 'Venezia', 'Devuélveme a mi chica' (una canción que hoy sería tachada de machista y homófoba: la novia como objeto de intercambio, la venganza contra el "marica") y 'Voy a pasármelo bien'

 

 

 

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es