LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

 

 

 

  

Mónica Naranjo vuelve a sorprender

 

 

‘Palabra de mujer’ que nos encontramos ante una de las divas contemporáneas del star system. Frente a la ambición rubia, la ambición morena y frente a la excéntrica Lady Gaga la camaleónica Madame Noir. Sobre el escenario una pantera negra de portentosa voz capaz de simular aullidos de gata y aunque su alma sea imperfecta, su ángel musical nos eleva a un mundo de explosivas melodías que nos mueven al ritmo de ‘Make you rock’, su último single. Ya lo advertía ‘Desátame’ y ‘Sobreviviré’ porque para esta versátil intérprete no hay nada inalcanzable, amén de sus imposibles agudos y su inabarcable tesitura. Sus timbres son como los de una Mina, no italiana, de raíces catalana, aunque pueda pavonearse de cantar con un Luciano en un Plácido Domingo. Si las escuchas y Callas, “Oh babino caro”,  se parece a “la Divina”. No en vano es considerada soprano dramática aunque su paleta sonora es tan cromática que se le acuña el término Opera rock literaria. Poderosa, arrebatadora e imprevisible, su tarantismo musical puede ser mortal aunque ella goza de un ‘Agagio’ atemporal. La crisis de la industria la combate con su condición de artista industrial: compone, interpreta y produce, su nuevo proyecto ‘Lubna’ y golpea las trabas con la Community Beat. No conoce reglas, vive en libertad como la marea, pero en lugar de limón, Naranjo y si a estas alturas su voz te sigue resultando enigmática, seguro que su cara te suena.

 

Últimamente tu cara nos suena tanto como tu música.

Los artistas tenemos que ir evolucionando. La obligación de seguir aprendiendo. La música es aprender y aprender todos los días. La gente insiste en que está todo inventado, es mentira. Lo  del conformismo es muy, muy tentador. No, no, no puede ser, en la música y en el arte las comodidades no existen.

¿Cómo se lleva eso de juzgar a una cara que te suena?

El juzgar a un compañero es más difícil. Poner una nota a Santiago al que adoro y admiro créeme no es fácil y cuando sé que imitar es difícil. Es un trabajo incluso bastante inquisidor, en el que tus compañeros se rebotan, no es anécdota o casualidad, los compañeros se rebotan de verdad.

 

Pero momentos muy divertidos.

Me rio mucho. A veces digo: ¡por Dios! edita eso. Soy muy peligrosa, aguanto bien, pero cuando exploto es difícil contenerme. Son momentos tan entrañables.

Un artista al que te impondría imitar.

Me daría mucho respeto Freddy Mercury, No sé si lo imitaría, hay maneras de hacerlo  no sé, según el tema.

Estas inmersa en ‘Lubna’ un proyecto literario-discográfico donde cada tema explica un pasaje de novela, tus trabajos siempre sorprenden.

Hago las cosas para seguir realizándome. Soy muy inquieta, no porque sepa leer una partitura lo sé todo. A contrario, no sé nada. Cada día creo que sé menos. Después de hacer ‘Adagio’ y ‘Madame Noir’ –un teatro musical para estar más cerca de las raíces clásicas- tenía que salir ‘Lubna’. No quedaba otra. Llevamos con el proyecto cinco años. Amo la literatura, leo muchísimo, me encanta la literatura. Me encanta que me regalen y regalar libros, más que música, la verdad. El poder trabajar mano a mano con un escritor, poder dar rienda suelta a la historia a un personaje, a lo que es realmente la fe que a veces tanto olvidamos. De momento no veo nada más en el mundo de la música para mi.

 

Más de 9 millones de discos, 6 de estudios 3 directos, duetos inolvidables, entre ellos con la más grande, cada trabajo ¿es un nuevo punto de partida?

Siempre, son nuevos caminos, nuevas etapas, nuevas andaduras. Todo nuevo, ¿qué va pasar con ‘Lubna’? No lo sé, lo desconozco. Cuando esté, estará. No tengo fecha, voy por libre, tengo mi propio sello, hago lo que quiero siempre intento acabar los proyectos muy bien, que es lo que más me importa. ¿Qué pasará? No lo sé, pero que me quedaré a gusto, seguro.

Has sacado un nuevo single ‘I’m gonna make you rock’ muy poderoso con un videoclip impactante propio de superproducción de Hollywood ¿como surge esa performance  o creatividad tan transgresora?

Creo en la labor de equipo. Hay que cuidarlos y mimarlos mucho. Soy partidaria también de trabajar con gente joven, con mucha ilusión. Solemos hacer mesas redondas donde nos preguntamos: “tenemos esta canción, este personaje… ¿qué podemos hacer?” Artistas guapas, poderosas, fieras superfemeninas existen y muchas, ¿raras?, yo siempre he sido rara. Y me gusta.

 

Será recogido en un nuevo disco.

No. Cuando me gusta una canción la compongo,  la masterizo desde mi propio estudio y la cuelgo en la red. Este es el futuro de la música guste a quién le guste

Rara, enigmática ¿cuál es la canción que mejor te desnuda?

 ‘Sobreviviré’ no es la más desnuda, es un desahogo que dice mucho porque tiene una connotación muy emotiva pero la más desnuda en la forma de interpretar fue la versión ‘Adagio’.

Aludiendo a tus letras: ¿Qué has aprendido de la vida?

Mucho y nada. Tengo 38 años he vivido la vida muy intensamente. He pasado por mucho. Cosas muy buenas y cosas muy, muy, muy malas. De las muy malas es de las que realmente he aprendido. Volvería a pasar por ellas porque me gusta la persona que veo en el espejo, sobretodo, a la que siento internamente.

 

 ¿Que has entendido del amor?

Que es el pilar más importante del ser humano. Son vitaminas, es la medicina, es lo que mueve montañas. Yo por mi hijo y mi marido mato, son amores puros. Y por mis animales.

¿Qué has descubierto con la música?

Forma parte de la terapia personal. Soy una persona con mucha energía, me ayuda a focalizar todo el interior, las frustraciones y las alegrías. Canalizar todo eso,  sino creo que estaría en la cárcel. Cuido al mismo nivel las letras que las melodías.

Duetos con los más grandes Luciano Pavarotti, Tom Jones.

Uno de mis sueños cuando era pequeña era poder hacer un dueto con Luciano, y el día que me vi ensañando en el hotel Módena a piano con él, ese día dije “ya me puedo morir”. Plácido es uno de mis pendientes, hicimos un homenaje pero no es lo mismo.

 

Chica dura capaz de cuadrar a la jarana de Jalisco, Guadalajara.

No tolero que se haga el imbécil. En Europa en los teatros hay un respeto máximo. Algunos esperaban ver mi repertorio más comercial y con tres tequilas de más que llevaban, pues, imagínate la que se organizó.

¿Compartes conmigo que “nascuts entre Blanes i Cadaqués ben tocats per la tramuntana” de Sopa de Cabra?

No lo dudes. Para ser artista, equilibrado no se puede estar, por muchas razones.

Después de escucharla podemos decir que Mónica Naranjo se entrega “sin temores a la luz de un nuevo día siempre en busca de ilusiones por la huella de la vida”.

Mónica Naranjo - Make You Rock (Official Music Video)

 Texto : Noelia Baldrich ; Fotos : Monica Naranjo Web

 

 

 

 

 

 

 

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es