LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

Orishas regresan a los escenarios

 Tras diez años de no estar en Barcelona actuando vuelven a tocar en la Sala Razzmataz de Barcelona  , Yotuel, Ruzzo y Roldán regresan a los escenarios para presentar, además de todos sus éxitos, su nuevo proyecto discográfico, del que ya han adelantado el single “Bembé”, con la colaboración de Yamil y El Dani.

El grupo surgió en París en 1998 y cuenta con cuatro álbumes de estudio y un recopilatorio, habiendo vendido más de 1.000.000 de discos a lo largo de su carrera. “A lo cubano” (1999) fue su primera propuesta musical, a la que siguió “El emigrante” (2003), que obtuvo el Grammy latino al mejor disco de hip hop/rap y una nominación a los Grammy anglosajones en la categoría latin/alternative. “El kilo” (2005) y “Cosita buena” (2008) obtuvieron los premios de la música de España a mejor álbum de hip hop. Igualmente, recibieron otro Grammy latino a mejor canción urbana en 2007 por su colaboración con Calle 13 en la canción “Pal norte”.

Su combinación de sonidos rituales y el latido de las calles de La Habana adaptados al hip hop convertirán su directo en pura energía festiva.

 “Represent, Represent Cuba, Orishas son del lao de La Habana” es quizá el coro más conocido de este trío que logró saltar a la arena internacional con su particular propuesta musical a principios de siglo. Hoy están de regreso con un nuevo material. Los ORISHAS: sin lugar a dudas, la banda cubana de hip hop más popular en el mundo.

 La escena del hip hop cubano ha sido en las últimas décadas una de las más creativas y consolidadas en América Latina. Desde Doble  lo hasta Silvito el libre, pasando por supuesto por los Aldeanos, la banda que desde el underground saltó a toda América Latina. Pero la banda pionera que se convirtió en fenómeno del mainstream europeo ha sido Orishas, hoy conformada por tres hombres maduros, cuya alineación musical se había desintegrado hace ya ocho años y que este 2017 han anunciado su regreso. 

 Orishas, -nombre poderosamente emblemático que reivindica la cultura yoruba y a sus diosesfue parte del fenómeno de hibridación, mezcla y mestizaje musical que vivió el continente con un éxito comercial sin precedentes. Orishas logró una importante y explosiva atención con su primer disco, “A lo Cubano” (1999) esencialmente por su innovación combinando la cultura hip hop urbana con las históricas y cálidas tradiciones musicales populares cubanas. Son, rumba, rap y guauguancó, coros y armonías con rimas rapeadas. Sampleos, scratching y beats, característicos del rudo estilo callejero junto a una sofisticada instrumentación de alta calidad tropical:  autas y trombones, timbales y pianos así como la inconfundible guitarra guajira.

Su consagración vendría con su segundo trabajo “Emigrante”. Instalados ya en Europa, el timbre característico del son pero rejuvenecido en la voz de Roldán González, lograba el equilibrio perfecto y disfrutable con los intensos y densos rapeos de Yotuel y Ruzzo. Lírica social y de denuncia, cultura negra y guajira (campesina), atmósferas urbanas y caribeñas, sensuales y juguetonas, hicieron de Emigrante lo que antes se denominaba un disco conceptual, es decir, un recorrido integral y holísticos que te introducía en una narrativa musical de 15 canciones y 57 minutos. Aclamados por Emigrante en 2002, ganaron el Grammy. El poder de los dioses Orishas parecía hacer posesión espiritual de todo aquel que los escuchara. 

 Su tercer trabajo, “El Kilo” (2005), aunque no podía superar su anterior producción, realizaba un compilado de excelentes rolas, con una propuesta ya claramente definida. Orishas había creado un estilo propio y mantenía una ligera crítica social y de reivindicación identitaria cubana, a pesar de producir su música desde París. Habían vendido millones de discos –cuando eso importabay a la fecha suman más de 750 millones vendidos. Su éxito impresionante colocaba numerosos singles, que bastaron para hacer un recopilado en 2007 con colaboraciones, mixes y nuevas versiones así como la delicia “Hay un Son”, canción de promoción del disco de éxitos de una década agitada para los “Orishas, que mantenía su proclama:

“Mi música una, negro de la cuna,
Orishas cultura, esencia Yoruba ¡Carabalí!.
Mi son fonk street te llama Ha-ba-na
Mi rumba no para aquí.”
 

 “Cosita Buena” parecía anunciar lo que sobrevino después. La inspiración se había agotado. El trío decidió separarse, a pesar de que pareciera se alentaban ellos mismos: “anda ya, y no me digas que no puedes más: mentira!. Anda, que no te toque la fatalidad, camina.” Sin dramas ni grandes peleas, los dioses Orishas se habían desvanecido. Toda su energía dejaba un legado de apenas cuatro álbumes, pero habían sido un tornado en el hip hop y la música latina expresándose internacionalmente.

Pero las deidades al parecer no pueden morir. La religión yoruba, llena de santería, negritud, de botellas y ron, el caribe lleno de tabaco y habanos, ha hecho renacer a esta agrupación. Miles de seguidores que se encomendaron a Shangó, han traído de regreso a los Orishas. Parece, desde lejos, que de nuevo hay un son, hay un flow que se escucha en la Habana…

 

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es