LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

 

 

Pignoise regresan con “El tiempo y el espacio”

 

Vuelven después de un Año Zero de trabajo o mutismo discográfico, aunque algo me dice que se lo han pasado muy bien en Venezuela tocando con Hombres G. Años atrás esta formación madrileña ya había disfrutado tocando para otros hombres que se habían Anunciado por Televisión, “Los Hombres de Paco”. Un aventura en el que no hubo Nada que perder, al contrario interpretaron a la perfección su papel, arreglaron Melodías Desafinadas y sin pretenderlo el cameo televisivo se convirtió en su mejor banda sonora tras algunas cantadas. Tal vez era Cuestión de gustos y alguno de los tres se preguntase ¿Qué es lo que estamos haciendo? Pero la experiencia les llevó a vivir las Nubes de Algodón de la profesión y empezaron a flotar. Sus temas alcanzaron los top en Los 40 principales y con el disco de Platino alguno llegó a bromear “Sube a mi cohete, no hay que pisar el suelo, ni dormir para soñar”. Pero No sentar nunca la cabeza y vivir a contracorriente les iba a costar una enfermedad y así fue: “Estoy enfermo nadie me puede curar, solo quiero un poco de tranquilidad” anunciaba su “frontman”. Había que descansar más de 10 horas y dejar de robarle horas al reloj para escaparse de la Prisión del Tiempo. Como Marionetas, manipuladas al gusto del consumidor, se sentían Culpables de atar los sentimientos por puro aburrimiento y decidieron cerrar el corazón en un cajón.  Tras un año y medio Buscando el camino y comprobar que El amor es un cuento, “El Don Juan de los tropiezos”, abrieron la caja de herramientas para volver a encajar 70 Piezas musicales nuevas. Así que tras Matar el aburrimiento y recuperar la cabeza regresan como lo anunciaron: “prometemos  volver, olvidar el dolor y hacerlo mejor, crecer profesionalmente”. Su octavo álbum discográfico es un trabajo más musculado tal vez por su nueva afición al pugilismo, y más maduro por aquello de que los huesos se acomodan con la edad. Un nuevo combate musical en que La Gravedad les hace sentir el suelo Al pisar, pero ahora pisan el terreno de la felicidad. Así que Todo Lo importante Cambia: las cicatrices cubren las heridas y el corazón ha vomitado y sepultado el ayer. Atrás quedaron las batallas libradas en el silencio donde solo escuchaban el eco de su voz, abren ahora las cortinas de su ego para a dejar KO al dolor. Se intuye que en esta banda algo nuevo que ha empezado a florecer: la fe, ese aliento por intentarlo de nuevo, por hacerse con nuevas alas con las que acariciar la felicidad porque aunque esta se desvanezca como una Pompa de jabón hoy Sopla el viento a su favor. Así que me limito a sus letras para retratar este instante: “Yo Voy a vivir el momento, dejaré que el tiempo se encargue del resto y Cambiaré mi piel gastada por tanta destrucción, pero Dame tu voz”. Lo cierto es que las voces se han afinado o azucarado y sus guitarras se han centrado. Será Cuestión de Directo ver los cambios aunque vengan sin teclados. Mantienen su enérgica esencia rockera pero Este no es un disco Punk. Es seguramente el más Pignoise por dentro, el que lleva su propio sello Pignoise Records. Esta vez la cosa va muy en serio,  con el cómic ya se rieron. Orbitan en nuevo firmamento musical, más eclético con 12 constelaciones mayores y un meteorito B por descubrir. Si algo entiendo, de aquel vaivén musical y subtitulando La enfermedad que les hizo parar, es que Pignoise necesitaba El tiempo y el espacio para marcar otro gol musical. 

P. Caratula: “El tiempo y el espacio” es el nuevo trabajo de Pignoise. 12 cortes y una cara B “La enfermedad”, donde la banda madrileña exhibe un sonido más contundente que orbita en una nueva galaxia sonora.

 El 30 de abril lanzasteis nuevo disco tras un parón, ¿necesitabais tiempo y espacio?

Álvaro: El parón era más a nivel psicológico, después de siete años con mucho viaje, enlazábamos giras donde había incluso que parar forzosamente para grabar un disco entre semana, luego el fin de semana tocar y volver al estudio. Han sido unos años muy estresantes a nivel mental, muy bonitos y los hemos disfrutado como enanos porque cuando te va bien a nivel profesional eres muy feliz y lo disfrutas a tope, pero era necesario. Y el cambio se venía intuyendo en Pignoise por dentro o algún retazo en Año Zero. Ha sido una evolución lógica, te haces mayor, te gusta música diferente, mejoras mucho como instrumentista.  Es cierto que la evolución ha sido lógica y normal pero quizás sea el cambio más drástico de todos los discos, la gente nos dice que es muy diferente al anterior. Estamos muy satisfechos con el resultado en el que ha influido el poder disponer de un año entero para componerlo, algo, que aquí casi no te lo puedes permitir porque hay que comer y seguir trabajando todo lo que se pueda.

 

Un año en el que habéis sabido matar el aburrimiento maquetando 70 temas.

Polo: Álvaro está todo el día dándole vueltas a la cabeza componiendo temas.

Álvaro: En este rato ya me han surgido dos, ja, ja.

Polo: Lo cierto es que nos hemos dado una buena paliza porque Pablo tiene un estudio en casa y grabábamos temas y temas, y ha sido difícil hacer la selección pero por suerte hemos estado de acuerdo. Hemos escogido estos que eran los que mejor reflejaban la filosofía de este disco.

Un disco muy coherente donde todas las canciones orbitan en un misma “galaxia”, donde los conceptos y términos viajan de un corte a otro.

Álvaro: Sí a nivel temático. Supongo que como las letras las compongo yo al final las obsesiones son las mismas, el paso del tiempo, me hago mayor y eso se traslada, sin duda, a lo que escribes.  “El tiempo y el espacio", una vez escuchado todo el repertorio vimos que era el título perfecto porque habla del tiempo pasado, el tiempo por vivir, el espacio que ocupas en la vida. La temática de las letras va en consonancia con eso.

Introducís nuevas piezas en el puzle sonoro pero mantenéis esa arquitectura sonora que tanto caracteriza a Pignoise: el correroso bajo y esa batería que tanto arropa.

Álvaro: La forma que tienes de tocar va ser siempre parecida, porque tocando los tres mismos tipos la esencia queda. Pero lo cierto, es que con el material que teníamos se podía hacer de todo: desde un disco más continuista a otro de ruptura total respecto al anterior. Había canciones en que los amigos nos decían “esto no es Pignoise”. La locura llegó a tal punto que incluso barajamos sacar el disco con otro nombre de banda. El resultado al final es una evolución.

Polo: Creo que la esencia es muy reconocible en cuanto que la batería está muy presente. Escuchas otros grupos de pop rock y no suena una batería tan contundente, las guitarras son potentes y la voz de Álvaro es muy reconocible. La esencia sin querer ser pretensioso es muy reconocible.

PIGNOISE PAJARITA: Héctor Polo, batería; Álvaro Benito, voz y guitarra y Pablo Alonso, bajo; componentes de Pignoise, en una imagen promocional muy en sintonía con un disco más maduro, ecléctico y conceptual.

Pablo luce un guitarra llena de cruces muy llamativa y bonita.

Pablo: Gracias, le queda poco, porque tengo que cambiarla al logo actual pero aún no me la acaban de terminar.

Original la batería transparente de Polo.

Polo: En realidad es de Pablo, se la vendí y me la he quedado otra vez.

Buen negocio.

Polo: Si, buen truco, ahora se la volveré a vender, ja, ja

Tu voz, Álvaro, suena más “endulzada” o subida de tono, ¿puede ser?

Álvaro: La voz la he trabajo mucho durante estos años y me permite hacer muchos más registros. Puedo ser más versátil, antes era más lineal a nivel de tonalidad, antes me ponía delante del micro y no sabía cantar (risas). A mí, Dios me dio un talento en mi pierna izquierda y casi no tuve que entrenar pero la voz me dio la que me dio y gracias a mi profesor Rodrigo, que es un crack, llevo todos estos años trabajándola y sigo, sigo en ello … de lo que estoy más orgulloso estoy es precisamente de este cambio. Escucho los discos de hace cinco años y es un cambio bestial, en las canciones de “Los Hombres de Paco”  no me reconozco cantando me pregunto: “¿cómo podía cantar así?” y lo mejor de todo: “¡cómo podía gustarle a la gente!” ja, ja.

 

Nueva perspectiva también en las letras, parece que has encontrado un “rincón donde guardar el rencor” y no ha sido en el disco. Cansado de exprimir a la soledad y de permanecer en el infierno, pisas felicidad: “no quiero entrar el templo decepcionados”, “no seré feliz si no lo intento”… ¿abriendo bien la puerta a tu parte sincera?

Álvaro: Sí, me ha costado, con el paso de los años, ser sincero con la visión de las cosas y con tus experiencias y a la vez que quede bien en una canción. Es difícil sentirte cómodo contando sinceridades. En discos anteriores las letras eran más “felices” líricamente, contaba cosas de “aquí te pillo aquí te mato”.

Pero había mucha destrucción.

Álvaro: Sí, pero era un poco por tocar las narices. No era tampoco como una visión personal. Hablaba más en tercera persona o eran historias que no iban conmigo.

En este álbum se escucha un aliento profundo y sincero.

Álvaro: Soy un compositor compulsivo y antes hacía las letras a la misma velocidad que la música, se me ocurría la melodía y la letra la componía  ese mismo día. Obviamente en este trabajo me he tomado muchísimo tiempo para escribir la letra y se nota.

Sentimientos más positivos pero la cama sigue vacía de amor.

Álvaro: Es que no me quiere nadie, sólo mi madre (bromea). Sí, que hay menos amor, la temática abarca más el hecho de que me hago mayor, eso me tiene muy aturdido.

Pignoise tres: En el día de la música, 21 de junio,  Pignoise recaló en Barcelona para promocionar el álbum “El tiempo y el espacio” y donde ofreció un concierto en Fnac de Diagonal Mar. Este viernes, 28 de junio, actuará en la capital en el concierto Madrid 2020, junto a otros artistas.

¿Os ha aturdido mucho vuestro productor, Dani Alcover?

Pablo: Dani siempre está innovando. Nos aporta en el tema del sonido, en la mezcla pero en cuanto a estructura somos más reacios a que nos toque los temas.

Álvaro: Le llevamos las canciones bastante masticadas, y más ahora que Pablo tiene el estudio. Los cortes están maquetados, con sus coros, arreglos… lo tenemos bastante claro. Dani siempre da una pincelada sobre algún arreglo, algún teclado que ha metido él, pero es más a nivel del resultado final.

Tenéis ya tres videoclips, el single Al pisar,  La gravedad y Dame tu voz con localizaciones muy originales.

Polo: Dame tu voz es en un submarino, en Torrevieja, pasamos mucho frío y claustrofobia.

Álvaro: Es para flipar, las camas son muy pequeñas tienes que dormir en posición fetal.

Pablo: O eran muy bajitos, ja, ja.

Álvaro: Como Torrebruno (risas).  Al pisar lo grábanos en Huesca, en los Mallos de Riglos, dicen que es la pared vertical más alta de Europa, también con un frío tremendo. Las localizaciones son increíbles. Tenemos dos más hechos Sopla el viento y Todo y este martes grabamos el sexto que es el próximo single Lo importante, donde David Summers colabora con nosotros y el tema es banda sonora de la película “¿Quién mató a Bambi?”. De hecho la actriz, Úrsula Corberó, amiga nuestra también aparece en el videoclip.

 

Estáis más domesticados y la desnudez de los paisajes sintoniza muy bien con esa vena conceptual.

Los tres al unísono: ¡Nos hacemos mayores! (risas).

Polo: Estuvimos en un programa donde nos pasaron imágenes y vídeos antiguos, parecíamos muy niños y no ha pasado tanto tiempo.

La estética de Álvaro siempre evolucionando.

Álvaro: He llevado looks que no sé ¡en qué demonios estaba pensando! Ahora ya voy más sobrio, dentro de la sobriedad que puede ser mi imagen.

¿Qué haremos con los tatuajes?

Nada, ahí se quedan. Todos guardan un recuerdo especial.

Pignoise tatuajes: Álvaro luce numerosos tatuajes relacionados con sus dos mundos: la música y el futbol, es comentarista de Punto Pelota. En su mano derecha una semicorchea, 24, el número que llevaba como jugador del Real Madrid, una cara happy y un balón de futbol. La mano izquierda está reservada para sus seres queridos.

Habéis “pasado de cuartos” con unos cuantos conciertos, ¿qué tal el cuadrilátero del directo?

Polo: Bien, tocar es lo que más nos gusta, es donde más disfrutamos, también nos gusta grabar pero la parte más divertida de ser músico es tocar en directo. El día 28 tenemos tocaremos en el concierto por la candidatura de Madrid 2020, con muchos artistas como Melendi, Sabina. .. En nuestra web aparecen las próximas fechas. Es verdad que la cosa no está como antes, los Ayuntamientos no están tan boyantes pero con muchas ganas de echarnos a la carretera.

¿Alguna manía antes de actuar?

Pablo: No, nos chocamos las manos antes de salir y suerte, poco más.

Para dejar KO al público, ¿y está afición al boxeo?

Álvaro: Estos que tienen un submundo muy oscuro, ja, ja.

Pablo: Me gusta desde hace muchos años, desde pequeño. A mi abuelo le gustaban mucho los combates de Muhammad Ali contra Joe Frazier, y los comentaba y según fui creciendo los combates de Mike Tyson, Evander Holyfield… en Canal + daban las veladas americanas, pero cuando dejaron de retransmitirlos estuve años sin verlos, hasta que lo descubrí por internet y volví como aficionado y me apunté por hacer deporte.

¡Ah!, ¿pero entrenáis?

Polo: Sí, sí nos metemos un “crouches”.

Tanto sumergirse en conciertos este verano puede que “la peña os confunda con un pato”.

Pablo: Te refieres a la campaña de la Cruz Roja en la que hemos participado, ha sido genial. Una experiencia muy buena, cuando nos lo comentaron nos pareció muy interesante hacerlo y cuándo grabamos el vídeo fue muy divertido. Una vez terminada la grabación nos gustó mucho, el tipo que está con el órgano en la piscina está brutal, lo hace increíble.

 

Chapoteáis en aguas tecnológicas ahora con una Apps de Pignoise.

Polo: Nos lo comentaron y al principio no le dimos mucha importancia, pero después de verla hemos quedado muy contentos, es muy completa: ves vídeos del grupo, noticias, fotos, canciones, siempre la vamos actualizando.

Álvaro: no solemos tener mucha fe cuando nos proponen algo…te llevas tantas decepciones a nivel profesional. Cuando nuestro manager nos dijo “vamos a hacer una apps” aceptamos sin muchas expectativas, pero cuando la vimos nos sorprendió.

Polo: Además es gratuita.

Pignoise Felizes: Pignoise se convirtió en una de las bandas más reconocidas del pop rock español tras componer la banda sonora de la serie “Los Hombres de Paco”. Después de diez años de carrera viven un momento muy dulce con una completa hoja de servicios: extensísimas giras y 8 trabajos discográficos.

 

Como alternativa a las herramientas digitales que a veces se escapan lanzáis algo más material y romántico, la edición en vinilo de Tiempo y Espacio. El dj Laurent Garnier decía en una entrevista que: “los jóvenes que nunca habían visto un LP hoy compran vinilos”.

Pablo: A mí me parece muy bien lo que diga el señor Laurent Garnier pero no es verdad. Eso lo piensa la gente de nuestra generación pero los jóvenes que han crecido a precio cero dudo que un 1% se compre un vinilo. Es el pensamiento de la gente de nuestra edad, que te ibas a comprar un disco después de estar esperando cuatro meses, lo comprabas el día de tu cumpleaños y lo mirabas tres días seguidos, leías las letras… fuera en CD, vinilo, cinta. Teníamos cultura de comprarnos música, pero si hubiéramos crecido en una época en que el Bernabeu fuera gratis posiblemente hubiéramos ido a ver al Madrid, gratis y no pagaríamos 200€ por una final. La gente joven ha crecido con que el CD vale 0€ y a la misma calidad. También los entiendo viendo como está el país.

Álvaro: Yo siempre digo lo mismo: estando tan mal la economía, la gente robaría coches si no estuviera penado, robaría hasta Ferraris, pero como es un delito a nadie se le ocurre robarlos. Sin embargo, como en la música no pasa nada...pueden robarla. Y está mal visto que un artista diga “yo no quiero que me robéis la música”. Pues en los conciertos siempre recuerdo “que los discos se compran”. ¿Por qué la música tiene que ser gratis? Es que no lo entiendo.

Pablo: Hay mucha gente implicada además del artista: gente de estudio, productores, ingenieros de sonido, fabricantes de disco, editoriales, distribuidoras… Todo el mundo está muy sensibilizado con el paro en España excepto con el negocio de la música, cine…de la cultura.

Tiempos difíciles y os atrevéis con sello discográfico propio, Pignoise Records.

Álvaro: Siempre hemos sido muy autosuficientes a pesar de pertenecer a discográficas, siempre tirábamos de ellos para hacer cosas, para innovar… y nos hemos cansado de pelear de pedir permiso para todo y que te digan “oye esto me va costar dinero, esto sí o esto no”. Una discográfica no es negocio, pero por lo menos tenemos libertad logística para hacer lo que nos da la gana, sacar un vinilo, sacar ediciones, grabar más videoclips…

Pignoise salto: Dicen estar muy contentos pisando terrenos de felicidad. “El tiempo y el espacio” está a la venta en portales los digitales iTunes, Spotify… en CD y en vinilo. Acaban de grabar su sexto videoclip del single “Lo importante”.

Quizás no prestaron atención a vuestro lema: “porque al final me di cuenta de que lo que quiero, el dinero no puede comprar”.

Álvaro: Ja, ja, totalmente.

Parafraseando tus letras ahora que eres un poco “perro viejo” ¿mantienes “hay heridas que nunca cierran”?

Álvaro: Sí, claro que sí, las superas pero no se cierran.

Y ¿sigues afirmando “prefiero nadar en la soledad que ahogarme como los demás?

Álvaro: Sí, soy bastante solitario, me gusta estar solo con mi perro, ja, ja.

Aumentas la familia pero de guitarras, ¿la última es la blanca?

Álvaro: No sé cuál es la última que me he comprado, tengo ya demasiadas. Un amigo es “lutier” y me las customiza… Fijaté lo que hace el tiempo libre… mente ociosa  ¡mente peligrosa!, al final siempre cae algo.

 

Alguna le caerá a tu sobrinito.

Álvaro: Le encanta la batería, tiene un sentido del ritmo alucinante, un talento para la música.

Y el rey de tu casa ¿te acompaña de gira o se queda el jacuzzi relajándose?

Álvaro: ¿Mi perrito? Lo he dejado en casa, está bien cuidado, vive mejor que yo. Ese sí que no tiene preocupaciones, llega, da sus paseos, come, juega y cuando se acaba la energía, a dormir. Vive feliz.

¿Quedan cielos para colmar?

Pablo: Sí, hombre, quedan muchos pero la edad te vuelve más tranquilo más sereno, si llegan bien y sino buscarás otras cosas. Cuando eres un poco más joven vas a muerte siempre, tienes el ansia de “tiene que ser ahora y ya”. Con los años tienes la paciencia de “a lo mejor no es ahora pero quizás dentro de cuatro meses”, y si sigues trabajando, siendo constante, peleando por lo que deseas y por lo que sueñas ¿por qué no se va a cumplir?

Pignoise león: Pablo, Polo y Álvaro, una banda muy autosuficiente que ha creado su propia discográfica Pignoise Records, para comerse solitos la parte del león tan codiciada por la industria

En esa paciencia, esa nueva fe ¿se vislumbra un nuevo Dios?

Álvaro: Soy vitalista 100%, esto es lo que hay, hay que exprimir el limón con cabeza porque tampoco puedes estar haciendo locuras a diario, pero esto es lo que hay.

Pablo: No creo que cuando nos muramos venga algo mejor, ¡ojalá! Pero no pierdo el tiempo en pensar en paraísos o infiernos. Me gusta perder el tiempo en la realidad del momento.

Merece la pena perder el tiempo escuchando “El tiempo y el espacio”, la nueva realidad de Pignoise.

 

www.pignoise.com             twitter:@pignoise                         facebook:pignoise1

-

//youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=SenzGszqIdY

 

Texto : Noelia Baldrich; Fotos ; Pignoise y Mireia Baldrich

 

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es