LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

 

ROSARIO FLORES ENLOQUECE EL PALAU CON "GLORIA A TI" 

 Rosario Flores  vuelve cantando por alegrías en Gloria a ti, un disco con un sonido "más auténtico y sentido", en el que recupera un tema inédito de su hermano Antonio Flores y en el que la cantante se planta la bata de cola como guiño a la tradición y a su madre, la inmortal Lola Flores.Aquí aflora su lado más flamenco, en el que lleva sus rumbas al Caribe, se deja la piel en el funk y su alma rockera se desarma también entre dulces baladas.

Con nuevos cómplices añadiendo su pluma, como Leiva y el talento cubano de Descemer Bueno, y las valiosas aportaciones del desaparecido Manolo Tena y su compadre Antonio Carmona. Rosario Flores le canta a su madre con un invitado de excepción para ambas, Tomasito, y graba por primera vez un dúo junto a su hermano Antonio en un tema inédito.

 Rosario Flores, en arte Rosario, acaba de lanzar su nuevo disco, el primero en tres años, Gloria a ti, cuyos temas presento el pasado 17  de noviembre en el Palau de la Música de ­Barcelona

Rosario Flores lo dio todo desde el comienzo de su actuación; una hora y media exacta que supo a poco a quienes la llevaban esperando todo este tiempo y que gustó y sorprendió a aquellos que por primera vez se habían decidido acompañarla en su regreso. 

 Muy pronto levantó a los asistentes cuando comenzaba a sonar ‘Al son del tambor’, tema que presentó mirando al Cielo para llamar a su padre, el Pescaílla, para cantar con ella. Dejó salir toda su energía, recorriendo sin parar el escenario, moviéndose con gestos flamencos que arrancaban olés del patio de butacas y piropos; “¡Eres una monstrua!”, le gritaron.

De voz bien, en su línea, incluso con algunos dejes y notas que recordaban tanto a su madre, la gran Lola Flores, por ejemplo en ‘Cómo quieres que te quiera’, que cantó con la ayuda de sus seguidores que intentaban acercarse al escenario consiguiéndolo a menudo, haciendo trabajar más al equipo de Fibes, que insistía una y otra vez en que cada cual regresase a su lugar.

 Pero Rosario les llamaba para bailar ‘Tu libertad’, y con sus gestos los hacía vibrar más, siguiendo su fuerza arrolladora, la que lleva en la sangre desde que siendo muy niña ya se veía venir que ahí había una artista. Por entonces ya lo avisaba la Faraona: había heredado el arte de la familia.

La pequeña de los Flores fue combinando canciones de su último disco de estudio, ‘Rosario’ (2013), con algunos de sus más conocidos éxitos, incluyendo versiones de otros artistas, como aquel ‘Te quiero, te quiero’ de Augusto Algueró que Nino Bravo llevó a lo más alto, y que la artista incluía en su álbum ‘Parte de mí’ (2008).

 Y de nuevo volvió a recordar a alguien muy importante de su familia, a su hermano Antonio, “un poeta maravilloso y super sensible, que odiaba las guerras y las injusticias”, y que por ello, cuando se iba a la Mili, con tan sólo 19 años, escribió ese ‘No dudaría’ que su hermana sigue cantando a modo de himno “por un mundo mejor”.

Su abuela también estuvo presente a través de unos animados y muy flamencos tangos, que Rosario cantó e interpretó sin parar de moverse, con su melena suelta y vestida con un corpiño de encaje blanco y una minifalda muy mini que se compensaba con unas botas de caña alta. 

 No faltó el son de la tierra andaluza ni tampoco una pincelada de blues, poco antes de que llegaran los bises, para los que dejó un bien conocido ‘Sabor Sabor’ y la traca final con toda la marcha de ‘Muchas flores’, para despedirse prometiendo volver pronto y pidiendo a Dios “que me dé juventud durante muchos años, porque yo quiero seguir cantando y bailando”.

 

 

 

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es