LA REVISTA MUSICAL DE BARCELONA

 SOLEÁ MORENTE SE PRESENTA

EN BARCELONA 

Llega a Barcelona la gira de presentación del primer disco de Soleá Morente. este miércoles 8 de marzo en El Molino,con el handicap que el FC Barcelona jugaba en casa uno de sus partidos mas importantes de su historia ,no dejo que la sala de El Molino se llenara para recibir el nuevo trabajo de la benjamina de la saga Morente

 Dentro del Festival Mil·lenni Soleá mostro como han ido evolucionando en directo las canciones de “Tendrá que haber un camino” (Sony, 15). Y si alguien puede defender el legado de Enrique Morente en esa encrucijada entre rock y flamenco, que tan majestuosamente quedó plasmada en el mítico “Omega” (El Europeo , 96), esa es Soleá.

 Ella cuenta que cuando le dijo a su padre que quería dedicarse a cantar, éste le propuso que primero fuera a la universidad e hiciera una carrera. Y así lo hizo. Escogió Filología Hispánica porque le gustaba la literatura, la gramática y la lengua española. Acabó la carrera y ahora afirma apreciar mucho más la importancia del mensaje de las canciones. Quizás por eso el título de su disco sea tan acertado.

 “Tendrá que haber un camino” incluye un gran elenco de invitados –La Bien Querida, músicos de Los Planetas, Lagartija Nick, Lori Meyers, Pájaro Jack, su familia y la marroquí Orquesta Chekara-, con versos de Machado, Lorca y Leonard Cohen y con melodías de ensueño y cantes populares reinventados. Un estilo entre el indie pop y el flamenco al que le llega la hora de la verdad, el directo, donde un artista demuestra su valía.

Con el perdón de don Enrique, Soleá Morente no es hija del maestro granadino desparecido en 2010; es hija de su disco “Omega”, el CD que en 1996 rompió para siempre las barreras entre el flamenco y el rock -y unas cuantas fronteras más- con su conjunción entre cante jondo y grunge inspirado en Federico García Lorca y Leonard Cohen.

Por lo tanto, la joven Soleá (Madrid, 1985) no ha tenido que realizar experimentos ni descubrir fórmulas revolucionarias. Se lo ha encontrado todo hecho. Porque fue su padre quien se lio la manta a la cabeza y se puso a trabajar con sus paisanos Lagartija Nick a la búsqueda de un nuevo sonido que fusionara viejos patrones. Y de ese invento ha salido ella unos años después, afrontando esa fusión como algo natural, que se lleva en la sangre. Sus primeros escarceos ya tuvieron lugar con las bandas Grupo de Expertos Sol y Nieve y Los Evangelistas, en el que se encontraron algunos miembros de otras bandas granadinas, como Los Planetas y los mencionados Lagartija Nick. Con los segundos cantó en el epé Encuentro (2013). Y aquel mismo año presentó su primer single en solitario, La ciudad de los gitanos, que ya presagiaba una más que interesante carrera.

 No sería hasta 2015 que Soleá lanzaría su primer CD, descubriendo sus poderosísimas armas estilísticas y sus no menos trascendentales complicidades, empezando por su propia familia, con su madre, Aurora Carbonell, sus hermanos, Estrella y José Enrique, y el espíritu de su padre presidiéndolo todo. A continuación, lo mejorcito de la tribu que se recoge a los pies del Albaicín, con J y sus Planetas, Lagartija Nick, Ana Fernández-Villaverde y La Bien Querida, los Lori Meyers y Pájaro Jack, junto a la siempre necesaria inspiración popular y de nuevo las influencias de García Lorca y Cohen, de quien aparecen dos temas que quedaron apartados en la selección final de OmegaTendrá que haber un camino representa efectivamente eso: la continuidad de la ruta que abrió el disco de don Enrique. Un bombazo en el que el flamenco y el rock no se encuentran, sino que parece que hayan convivido desde siempre, y bien felices.

 

BARCELONAMUSIC  |  barcelonamusic@hotmail.es